Seguro que alguna vez nos hemos preguntado: ¿En qué mes del año se dan más accidentes?, ¿a qué hora del día? o incluso ¿hay más accidentes cuando llueve o nieva?, ¿es determinante la climatología en la tipología del accidente vial?

Responder a todas estas preguntas sobre la tipología del accidente vial solamente es posible si se posee de la información adecuada, recuerden la famosa frase: “Dato mata opinión”. Podemos tener la percepción de esto o de lo otro, sólo con datos se pueden hacer afirmaciones. Si pensamos en estadísticas y bancos de datos sobre accidentes, enseguida la NHTSA nos viene en mente.

La NHTSA es la mayor industria reguladora de seguridad en automóviles de Estados Unidos. Sus siglas corresponden a las palabras ‘National Highway Traffic Safety Administration’ o lo que es lo mismo, la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras, agencia dependiente del gobierno de los Estados Unidos y parte del Departamento de Transporte.

Las colecciones de datos y estadísticas de las cuales disponen sus servidores son gigantescas. A pesar del elevado volumen de numerosos estudios, publicaciones e incluso temas tratados (aunque siempre relacionados con la seguridad vial) que poseen, todo ello puede ser encontrado en la página web oficial.

Una vez situados, ¿qué respuesta podemos ofrecer entonces a aquellas preguntas? Basándonos en la base de datos de accidentes ocurridos en Estados Unidos en el año 2016, hemos podido elaborar una infografía que puede despejar muchas dudas al respecto.

 

Tipologia_accidentes_coches

 

Algunos datos sin duda pueden llegar a sorprender, como por ejemplo los pocos accidentes que se dan bajo condiciones de nevadas (445 en un año). Algo muy distinto sucede a la hora de conducir mientras llueve, en cuyo caso los accidentes se cuadruplican (2148).

El mes con más accidentes fue octubre con 3249, 5805 se registraron entre las 18 y las 21 h a lo largo del año 2016 y, por mucho, el accidente fatal más común fue la colisión frontal con 6928 incidentes.

Lesiones según la tipología del accidente vial

Como hemos dicho, la tipología del accidente vial más común son las colisiones frontales. Se registraron muchos menos impactos laterales izquierdos, derechos o traseros, sumando un 40 % entre los tres últimos frente al 60 % que supusieron los impactos frontales.

A continuación, mostramos otra infografía que recoge datos referidos a dos tipologías distintas de impactos en vehículos, colisiones frontales y laterales.

 

Tipos_accidentes

 

Esta vez la fuente consultada no es la NHTSA, sino un estudio europeo que analiza las consecuencias de un gran número de accidentes recogidos en Europa, tratando de identificar las partes del cuerpo más afectadas.

Dependiendo del tipo de colisión, claramente las diferentes zonas comprometidas varían. En impactos laterales, la espina dorsal es de lejos la región más frecuentemente afectada, incluso recogiéndose más incidentes en mujeres que en hombres.

Tórax y extremidades inferiores son las zonas más afectadas en impactos frontales, disminuyendo considerablemente el número de accidentes que afectaron a la cabeza.

¿La tipología del accidente vial depende de nuestra actitud ante un fenómeno ambiental?

Ante las estadísticas de tipología del accidente vial anteriormente mostradas, no solamente debemos poner especial atención si nieva, llueve o son altas horas de la madrugada y no hay apenas luz. Hasta en los recorridos más cotidianos y breves se debe prestar la máxima atención posible. Y es que los hechos lo contrastan, quizás sea en condiciones desfavorables o situaciones de mayor peligro cuando realmente los conductores prestan mayor atención y conducen con mayor precaución y se reducen los accidentes.

En cualquier caso, hemos visto que existen ciertas y muy concretas partes del cuerpo que se pueden ver implicadas y puestas en riesgo en accidentes, las cuales son muy sensibles y pueden verse gravemente perjudicadas. Lesiones como las resumidas en la infografía, tales como daños cerebrales o en la espina dorsal son consecuencias muy graves y que pueden dejar huellas de forma permanente.

Por lo tanto, con toda la información aquí prestada, pedimos precaución y responsabilidad SIEMPRE, para así evitar posibles accidentes y colaborar entre todos para poder disminuir las estadísticas anteriormente mostradas y que, poco a poco, consigamos nuestro objetivo: “0 víctimas en accidentes de tráfico”.

Adecuar la conducción al estado de la vía, de las condiciones meteorológicas y de las condiciones del conductor es fundamental para que no existan accidentes.