El mal uso de los sistemas de retención infantil (misuse of Child Restraint Systems)

mal_uso_sri

El mal uso de los sistemas de retención infantil (misuse of Child Restraint Systems)

El artículo “MISUSE OF CHILD RESTRAINTS” es un estudio realizado en EEUU en 2004 cuyo propósito es obtener una medida del nivel actual del mal uso de Sistemas de Retención Infantil (SRI) entre el público general. El proyecto se centra en las formas de uso indebido que se pueden dar par elevar el riesgo de lesión. Nos parece muy interesante compartir con nuestro público lo que se realizó en EEUU ya en el 2004.

Se estudian en total 4.100 vehículos y 5.500 niños de un peso de hasta 35 kg, en 6 estados de EEUU.

ANTECEDENTES de estudios de mal uso de Sistemas de Retención Infantil

Se cita que el ritmo al que crecen los malos usos de los Sistemas de Retención Infantil y el traslado de los niños a los cinturones de seguridad antes de tiempo es alarmante.

La investigación que se realiza en este estudio se centra en los patrones de lesiones asociados a estos malos usos. Las lesiones craneales, faciales y abdominales son las predominantes. También, obviamente, hay una probabilidad 3 veces mayor de lesiones graves en niños que no tienen un Sistemas de Retención Infantil (SRI) en un accidente.

Gobiernos federales y estatales hacen un gran esfuerzo por educar a la sociedad en el buen uso de estos dispositivos. Pero, muchas veces, ante tantos dispositivos disponibles, los padres no saben si el que están utilizando es el adecuado para sus hijos.

Para centrarse en estas preocupaciones la NHTSA, que realiza este estudio, vigila periódicamente el mal uso de estos Sistemas de Retención Infantil (SRI), consecuencia de que haya riesgo de lesión en niños involucrados en accidentes de motor.

Existen numerosos diseños de Sistemas de Retención Infantil que varían en función del tamaño, peso y altura del niño. También su instalación y las sujeciones que el niño lleva en ellos.

Existen estudios previos en EEUU que han analizado irregularidades en el uso de los Sistemas de Retención Infantil. Tales como el de Williams en 1976, Hatfield en 1986 o el del Canada Market Research en 1992, además de varios estudios de la NHTSA en los años 90.

A principios de los 90, hay la necesidad de realizar estudios con técnicas más intrusivas, haciendo observaciones de los Sistemas de Retención Infantil y los niños en los vehículos, para comprobar los malos usos desde una perspectiva más cercana. Se realizan entrevistas a los padres y a otros conductores para determinar el conocimiento acerca del funcionamiento de los SRI.

Los resultados obtenidos determinaron que un mal uso general de estos sistemas y que algunos errores se daban más que otros como los de colocación del arnés.

A mediados de los 90 se estudian las razones por las que los niños se mueven de forma prematura a los cinturones de seguridad habituales, también se evalúa el rendimiento de los Sistemas de Retención Infantil y se tratan de identificar patrones de lesiones en niños pequeños involucrados en accidentes de tráfico, creando una base de datos de accidentes, registros médicos e información de lesiones (las lesiones craneales y faciales fueron las predominantes).

METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN sobre el correcto uso de los Sistemas de Retención Infantil

  1. Realización de un taller para identificar medidas para el estudio del uso indebido de los Sistemas de Retención Infantil.

Se llevó a cabo un taller con expertos en campos de biomecánica, prevención de lesiones, salud pública y fabricación de SRI para dar prioridad al estudio de los malos usos de los Sistemas de Retención Infantil en función de las potenciales lesiones que se puedan causar a los niños.

De ahí salieron los siguientes puntos para tener en cuenta:

  • Dirección del Sistema de Retención Infantil.
  • Idoneidad de edad y peso con respecto al Sistema de Retención Infantil.
  • Colocación del Sistema de Retención Infantil respecto a los airbags.
  • Instalación y fijación del Sistema de Retención Infantil al asiento al vehículo.
  • Correcta colocación de arneses o correas al niño.
  • Uso clip de cierre a través de los cinturones de seguridad.
  • Sistemas de Retención Infantil defectuosos o rotos.
  1. Criterios de selección de sitio.

Se seleccionaron 6 estados de la geografía de EEUU para las observaciones al público del mal uso de los Sistemas de Retención Infantil. Se tuvo en cuenta que fueran regiones que comprendieran todo el país, que se cubrieran áreas urbanas y rurales, diversas características sociodemográficas y económicas y la presencia en esos lugares de coordinadores de Estado con amplios conocimientos de seguridad.

Los estados fueron Arizona, Florida, Mississippi, Missouri, Pensilvania y Washington.

  1. Taller de formación de coordinadores de Estado.

En estos talleres se discutieron las operaciones que se darían sobre el terreno de estudio. Se proporcionaron resultados de estudios anteriores, directrices para la recogida de datos e información reciente de los Sistemas de Retención Infantil, entre otros.

Se establecieron requisitos de peso y edad, colocaciones adecuadas del niño en el Sistema de Retención Infantil, instalación correcta del SRI y diferentes directrices en cuantos a sujeciones de correas y cinturones.

  1. Instrumentos de recolección de datos.

Se establecieron categorías de registro de los siguientes datos: fecha de contacto, identificación del lugar, marca y modelo de vehículo, ubicación de los dispositivos de protección pasiva en el automóvil, posición y tipo de los Sistemas de Retención Infantil instalados, peso y edad de los niños transportados, uso de los cinturones de seguridad.

  1. Personal de campo.

Cada coordinador de Estado tenía la responsabilidad de los gerentes de reclutamiento del sitio, los observadores de campo y recibidores.

Se seleccionaron observadores de campo y técnicos especializados en la recogida de datos referentes a la seguridad de los niños.

  1. Formación.

Se procedió a la formación de los observadores de campo y recibidores en cada estado por medio del coordinador del lugar. A los cuales se les dio instrucciones en aula y en campo. Se realizaron ensayos con conductores y niños en situaciones simuladas en varias configuraciones para profundizar en el entrenamiento.

  1. Recogida de datos.

Los datos se recogían en equipos de dos. Uno detenía el vehículo y tomaba todos los datos de identificación, el otro (observador) recogía todos los datos en referencia a los Sistemas de Retención Infantil y los niños.

El procedimiento consistía en seleccionar un vehículo, identificarse, explicar brevemente el objeto del estudio y solicitar permiso para llevar a cabo la observación. Se pedía información al conductor sobre las edades y peso de los niños. Se hacían observaciones obre el uso de los Sistemas de Retención Infantil y se registraban los datos en el formulario. Después se revisa lo que se observó y registró.

  1. Características del sitio.

Se contactó con representantes de la comunidad y de negocios de las zonas para identificar sitios potenciales para el estudio. Los sitios fueron seleccionados en base a criterios de volumen de vehículos con niños, la visibilidad adecuada y el espacio para la realización de la interacción con el conductor. Se seleccionaron zonas urbanas, suburbanas y rurales. Y también se procuró escoger espectros de la sociedad los más variopintos posibles.

  1. Análisis de datos.

Los datos se verificaron por los observadores y por el quipo de gestión de proyectos. Se corrigieron las incidencias y errores.

Los datos se introdujeron en una base de datos, se prepararon resúmenes descriptivos de estos y se desarrollaron tablas resumen para la inclusión del informe final.

RESULTADOS Y ANÁLISIS del estudio de mal uso de Sistemas de Retención Infantil

Se estudiaron 4126 vehículos y 5527 niños desde 0 a 35 kilos, los cuales estaban comprendidos entre los 0 y los 9 años.

Se analizó el potencial riesgo de lesión según el error en la colocación del Sistema de Retención Infantil. De ahí sale uno de los datos más importantes del estudio. De los 3442 SRI observados, el 72,6 % presenta uno o más usos defectuosos.

Los malos usos más comunes fueron: la inadecuación en edad o peso a un SRI concreto, el mal uso del arnés de sujeción, ajuste incorrecto del cinturón en asientos elevados, incorrecta dirección del asiento, arnés desabrochado o suelto, uso inapropiado del cinturón de seguridad…

Confiamos en que pronto se pueda hacer en España un estudio de estas características que nos ayude a saber con mayor exactitud cual son los errores más frecuentes y de ese modo poderlos atajar lo antes posible.

“El verdadero Viaje es el que termina como comenzó, con felicidad e inocencia”.

ANTERIOR

“Cómo las nuevas normas de seguridad de los vehículos de la UE pueden mejorar el trabajo en materia de seguridad vial”

SIGUIENTE

RiveKids en los medios

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies