10 malos hábitos al conducir que provocan accidentes

malos hábitos al conducir

10 malos hábitos al conducir que provocan accidentes

10 Malos hábitos al conducir que debes evitar al volante

Conducir es una de las tareas más complejas que realiza el ser humano y, sin embargo, lo tenemos tan automatizado que en ocasiones parece que conducimos en “piloto automático”. Hay infinidad de malos hábitos al conducir que nos pueden acercar al accidente de tráfico. En este artículo de RiveKids queremos que conduzcas siendo consciente de tus actos y por eso traemos los 10 malos hábitos al conducir:

1. Manipular dispositivos electrónicos

Uno de los malos hábitos al conducir y que no prestamos la suficiente atención es la de distraerse al configurar el GPS, el teléfono móvil o la pantalla del coche. La mitad de los accesorios que hay dentro de un coche están en el entorno del puesto de conducción. La utilización de teléfonos y otros dispositivos electrónicos, incluida la propia pantalla digital del coche son un gran foco de distracción y, en consecuencia, de un posible accidente de tráfico.

2. Conducir sin prestar atención a la vía

Podemos conducir pensando en conducir o de forma semiautomática con los sentidos puestos también en una preocupación personal, en una conversación con un ocupante del coche o simplemente con nuestro hijo que viaja detrás en su silla de coche.

¿Quién no ha realizado un trayecto y cuando llega no sabe ni por dónde ha llegado?

¿Quién no ha hablado por el manos libres y se ha pasado una salida?

¿Quién no ha mirado al copiloto en la conversación?

Hay distracciones al volante muy habituales, pero poco reconocidas.

3. No mantener las distancias de seguridad

Este es uno de los malos hábitos al conducir más frecuentes en el día a día. Debemos dejar siempre la distancia suficiente para que, en caso de frenada de emergencia, podamos detener el vehículo con seguridad. Si esto fuera real no habría alcances en las carreteras y calles. Más de 19.000 accidentes por alcance en 2018.

Para detener el coche con seguridad necesitamos ruedas, frenos y amortiguadores en buen estado. También necesitamos la distancia mínima para realizar esa frenada de emergencia.

4. Conducir de forma agresiva

En ocasiones una discusión o un problema personal hace que la conducción sea más agresiva, en otras ocasiones es cuestión de edad. Sea cual sea la causa, no debemos conducir de forma agresiva porque vamos a aumentar la probabilidad de tener un accidente de tráfico o de provocarlo.

5. No tener una buena posición al volante

La posición al volante es importante no solo para evitar el accidente garantizando una buena visibilidad y manejabilidad de todos los mandos del coche, sino que es imprescindible en la parte de seguridad pasiva si tenemos un accidente. Este hábito, como todos los demás, es gratis y realmente puede marcar la diferencia entre tener y no tener un accidente o salir ileso y no salir de un accidente de tráfico.

6. No señalizar las maniobras

Si no señalizamos las maniobras es imposible que el resto de los usuarios de la vía sepan lo que vamos a hacer. Usar bien los intermitentes es tan importante o más que cumplir el resto de las señales y de indicaciones del Reglamento General de Circulación, este mal hábito al conducir es muy frecuente y provoca una gran cantidad de accidentes en vías urbanas.

7. No anticiparse en la conducción

Mucho se habla de la conducción eficiente para ahorrar combustible, realmente eso es anticiparse a la conducción y eso es una maniobra de seguridad vial. Debemos llevar la vista lo más lejos posible para poder anticipar una frenada, un adelantamiento o la maniobra que sea necesaria. Si no nos anticipamos con la vista tendremos menos segundos para resolver la situación de potencial riesgo que se pueda dar.

8. No mirar por el retrovisor

Si juntamos el mal hábito de no usar el intermitente con el de no mirar por el retrovisor las consecuencias, en el mejor de los casos, se traducen en una fuerte pitada y en otros, por desgracia, se traducen en accidente por alcance.

9. No colocar bien la carga

No colocar bien la carga tiene dos posibles efectos, el primero es que altera la dinámica del vehículo y puede provocar un accidente. Una maniobra de esquiva no es lo mismo con carga bien colocada y amarrada que con carga suelta en el habitáculo.

Si tenemos la mala suerte de tener un accidente, la carga no amarrada puede golpear de forma fatal a cualquiera de los ocupantes del habitáculo del vehículo.

F=m*a. La fuerza con la que nos puede golpear un objeto no demasiado pesado puede ser muy grande si el impacto tiene mucha severidad y, en consecuencia, una alta deceleración.

10. Velocidad no adecuada

La velocidad no adecuada es una cosa y otra muy distinta es que sea la causante de todos los males. La velocidad en sí misma no es peligrosa, lo peligroso es la velocidad inadecuada.

En competición la velocidad es muy alta y no hay casi accidentes y muchas menos consecuencias fatales. En la vida real no hay que correr, hay que respetar los límites de velocidad y además adecuar la velocidad a las circunstancias de la vía, el coche y el propio conductor.

Si la carretera es de 90 km/h y está granizando, por ejemplo, y hay baja adherencia y baja visibilidad, es posible que tengamos que reducir la velocidad en 20 o incluso más kilómetros por hora. No porque la carretera sea de 90 tenemos que ir a 90 km/h por ella.

Bonus: Malos hábitos al conducir con niños

Hemos reflejado 10 malos hábitos al conducir, pero podríamos haber señalado 20 o 30 sin dificultad. Conducir con una sola mano en el volante, no parar cada hora y media a descansar o tener las mascotas sueltas en el habitáculo son hábitos que vemos a diario en las calles y carreteras españolas.

La especial sensibilidad de RiveKids con respecto a la seguridad infantil nos hace dejar una mención especial a los malos hábitos al conducir en temas de seguridad vial infantil.

  • Subir o bajar al niño por el lado de la calzada.
  • No apretar bien el arnés o el cinturón de seguridad del niño.
  • No instalar adecuadamente el sistema de retención infantil.
  • No abrochar el top tether en su sitio.
  • Usar el reposacabezas para bloquear la silla de coche o retirarlo sin ser necesario en sillas de coche de grupo 2/3.
  • Dejar a los niños pequeños con juguetes o con comida mientras conducimos.
  • Estar más pendiente del niño por el espejo que de la propia conducción.
  • Prisas a la hora de llevar o recoger a los niños.
  • Llevar a los niños demasiado pronto sin silla de coche o en el asiento delantero.
  • El peor de todos los malos hábitos al conducir con niños es aparcar en doble fila. La seguridad vial empieza educando con el ejemplo en casa.

De propina, con o sin niños en el coche, en los semáforos, es más seguro mantener el freno pisado a fondo.

En RiveKids, además de recordarte los malos hábitos al conducir con niños, creamos una tecnología que aporta espacio y un plus en seguridad si tienes sistemas de retención infantil con isofix del grupo 2/3 en el coche. RiveMove permite recuperar la plaza central trasera para instalar un sistema de retención infantil con cinturón de seguridad o para que un adulto de talla media pueda viajar con comodidad y seguridad entre dos sillas de coche.

El verdadero viaje es el que termina como comenzó, con felicidad e inocencia”. RiveKids.

Etiquetas de post:

ANTERIOR

RiveKids entre las 100 startups de ingeniería mecánica en España

SIGUIENTE

Romer Kid Fix o Kidfix i-Size

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar "ACEPTAR" consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies